Esperando la película REC

Viendo unas páginas por ahí, encontré el trailer de la película española pre-estrenada en la ciudad costera de Sitges (se pronuncia Sitches y lo recuerdo mucho porque cuando la visité todo el mundo me decía “como es que se llama la ciudad” y se reían de mi pronunciación).
Al parecer se trata de una de estás películas que traerán una larga cola ya que tiene (por lo poco que vi en el trailer), la particularidad de ser filmada “cámara en mano” al estilo de las Brujas de Blair.
Por lo que más o menos se ve, la película trata de un equipo de grabación de un canal de tele que van con los bomberos a realizar una especie de reality show.
Pero algo sale mal y durante el presunto “rescate” que hace el equipo de bomberos, atacan unos sombies o que se yo.
Lo que si se o se puede ver que todo el mundo tiene que comenzar a correr al más clásico estilo de martes 13 o Residen Evil. El edificio aparentemente lo cierran las autoridades sanitarias y los que quedan deben sobrevivir como puedan.

Creo que estoy hablando de más, mejor vean el trailer y esperemos que pronto la anuncien también aquí en Venezuela.

Anuncios

Esperando la película REC

Viendo unas páginas por ahí, encontré el trailer de la película española pre-estrenada en la ciudad costera de Sitges (se pronuncia Sitches y lo recuerdo mucho porque cuando la visité todo el mundo me decía “como es que se llama la ciudad” y se reían de mi pronunciación).
Al parecer se trata de una de estás películas que traerán una larga cola ya que tiene (por lo poco que vi en el trailer), la particularidad de ser filmada “cámara en mano” al estilo de las Brujas de Blair.
Por lo que más o menos se ve, la película trata de un equipo de grabación de un canal de tele que van con los bomberos a realizar una especie de reality show.
Pero algo sale mal y durante el presunto “rescate” que hace el equipo de bomberos, atacan unos sombies o que se yo.
Lo que si se o se puede ver que todo el mundo tiene que comenzar a correr al más clásico estilo de martes 13 o Residen Evil. El edificio aparentemente lo cierran las autoridades sanitarias y los que quedan deben sobrevivir como puedan.

Creo que estoy hablando de más, mejor vean el trailer y esperemos que pronto la anuncien también aquí en Venezuela.

Sugar Pop y Rice Krispies

Realmente no hablar de estos dos cereales es no acordarse de aquellos años 80 cuando eramos chamos.

El primero era el Sugar Pop o el cereal del vaquero en una caja amarilla y siempre el vaquero sonriente con su silla a cuestas. Bueno les comento que la caja era una de las trampas de este cereal porque la Kelloggs se aprovechaba de nuestra memoria infantil cuando veíamos El Cisco Kid y El Llanero Solitario para ponernos un vaquero que nuestras infantiles mentes rápidamente relacionaría con aquellos personajes.

Al llegar a casa y después de pelear con nuestros padres en el supermercado de llevar ese y no el tradicional Zucaritas, le pedía a mi mamá la gran caja amarilla con el vaquero en la parte de afuera.

Al abrirlo te conseguías con la tradicional bolsita encerada y las peloticas de maíz inflado. Bueno al probarlas de verdad lamento decir esto, pero la ilusión del cerela del vaquero y de la aventura se te venía al suelo porque para mi y mi hermanita era extremadamente desagradable. Lo compramos una vez y nunca más.

Rice Krispies

Otra de las oportunidades que fuimos al supermercado con mis padres después de haber visto tele, fue cuando le pedimos el cereal de los duendecitos o el Rice Krispies. Bueno el chasco que no llevamos fue muy parecido al sugar pop.

Mi madre esa vez no iba a botar nada de comida y nos obligó a comernos el cereal hasta que se acabó, reprochandonos que le teníamos que hacer caso cuando ella decía que agarraramos el Zucaritas.

El cereal en cuestión era arroz inflado azucarado pero ni a mi hermana ni a mi nos gustaba el arroz, lo que pasa es que no sabíamos que RICE era arroz en ingles… que fracaso además que decía que podías acompañarlo con cambures en rodajas y leche… pujjjahh.

Y al tiempo creo que muchos de los chamos de nuestra edad y más grandes se llevaron la misma sorpresa al probarlo porque al poco tiempo desaparecieron para siempre.

El sugar Pop pasó del vaquero a unos personajes cotufescos, amarillitos para desprenderse de la imagen también del Hombre malboro, pero creo que igual siguen siendo desagradables. Y el Rice creo que finalmente cerraron la máquina de inflar el arroz porque esos ni en mi estadía en EEUU los volvía a ver en supermercado alguno.

¿Que si los volviera a ver los compraría? Bueno señoras y señores, ni de v… broma los probaría de nuevo porque no quiero volver a acordarme de ese sabor pese a que es el sabor de mi infancia pero nada que ver. Además estos empaques venían SOLAMENTE en el tamaño FAMILIAR es decir, que no podías comprar el “cuartico” o la cajita de locherita para probralos sino que te tenías que embarcar con la cajota.

Por cierto entre el corn flakes, zucaritas y frutti loops me quedo y no me pongo a inventar aunque hay uno que es rellenito que es excelente y cada vez que em acuerdo lo compro creo que es flips.

Una Vitrola a bolívar la hora

Cuando la semana pasada nos visitó el abuelo de mi esposa, veníamos en el carro escuchando música y yo comentaba con mi vecino que también nos acompañaba que ahora los reproductores son MP3, DVD y quien sabe que otra cosa.

En ese momento el señor Carlos nos comentó que cuando el estaba pequeño por allá cerca del año 30, las fiestas eran animadas de dos maneras o por un grupo de músicos con trajes de rayas, pantalones blancos y sombreritos o con las llamadas Vitrolas.

El abuelo señaló que ellos contaban con uno de esos modernos aparatos de música que constaban de una caja de madera con un mecanismo de cuerda donde arriba había un plato giratorio y un gran cono de bronce de donde salía la música de los discos que era reproducida por agujas.

Por cierto el señor Carlos acotó que siempre tenía que llevar en un bolsillo una caja con agujas porque estas se gastaban con el uso durante la fiesta.

La operación era sencilla; ponía la aguja, luego el disco. Posteriormente se le daba cuerda al “equipo” si se bajaba el brazo hasta que la aguja tocara la cara del disco. A los pocos segundos la música empezaba a sonar.

Entre risas el señor Carlos dijo que él era encargado de cuidar la Vitrola durante las fiestas porque la alquilaban a BOLIVAR LA HORA, sin embargo el lo que hacía era ponerse a bailar.

Que tiempos aquellos no…

Después de la Vitrola llegaron los Pick ups o picós que no era más que la misma Vitrola pero con un diseño más actual y empotrado ya que constaban de un cajón grande con el tocadisco en el medio y a su lado dos sendas cornetas por donde sonaba la música. Estos picós ya tenían ayuda de la electricidad y no había que darles cuerda.

Mucho más adelante llegaron del oriente los llamados minicomponentes y equipos de sonido pero eso es harina de otro costal.

Arepa de Caviar y otros rellenos

Recuerdo cuando estaba chamo, que cerca de mi casa había como una especie de palacio de Arepas, más bien tres palacios donde se podían degustar excentricidades de distintos sabores como la típica arepa sola con mantequilla derretida hasta excentricidades como arepas de caviar.

Cerca de donde en La Candelaria, todavía siguen estando estos lugares, como son la arepera Alaska 3 y El Batacazo. De la tercera no me acuerdo ni remotamente el nombre.

Lo que si recuerdo que cada vez que iba me parecía estar viendo la primera parte de los picapiedras, donde a Pedro le ponían una bandejota en un lado de la ventana y ahí los mesoneros ponían las tostadas y los batidos.

Así lo hacían antes en esta esquina diagonal al edificio José María Vargas o CTV.
Cuando llegabas en los carros de la época (Montecarlo, Camaro, Malibú o en un un jeep Macho), llegaba el mesonero e inmediatamente llegaba con el menú a preguntar que ibas a tomar.

Cuando te traían la bebida compuesta siempre de frutas como Fresas, melón, lechosa, mora, patilla, guanabana, o maltas con leche o simplemente una lata de pepsi. Al rato después de pedir, el pingüinito (así le digo a los mesoneros) traía La gran arepa.

Haciendo consultas, habían arepas de:

Caviar, Aguacate, Caraotas, tajadas, Diablitos, huevos de codorniz en salsa rosada, salchichas, salmón, sardinas, atún, pulpo, chipichipi, langosta, carne molida, asado, pernil Jamón Serrano, períco, salchichión, chorizo y un gran etc que no recuerdo y me pueden ayudar para ampliar la lista.

y de los típicos quesos: Guayanes, de mano, telita, trenza, amarillo, amarillo americano, blanco rallado, palmizulia, Cuajada, Requesón.

Las barras eran inmensas con banquitos giratorios donde podías ver todos los rellenos de las arepas y a casa 2 metros había un lunchero que te atendía y siempre gritaba algo cómico para pedir algún batido o las arepas sin relleno.

Con el pasar de los años, esta zonas o donde normalmente habían lugares de comida en horas de la noche, se fue llenando primero de locos o como se les dice ahora, recojelatas y después de malandros y maleantes.

Estos lugares después de tener aquel renombre de antaño, la depresión económica también le pegó a estos lugares donde después de tener una especie de glamour, se fueron deteriorando al incluir en su segundo piso, remates de caballos y poco a poco el espcio de los comensales fue disminuido y asumido por las tristemente celebres “traganiqueles”.

Hoy en día es casi imposible transitar por el lugar sin que se te acerquen por lo mínimo 3 indigentes a pedirte limosna y si tienes carro hasta te lo límpian.

De las arepas, lo que queda es una barra reducida a 1/3 y solo un luchero te atiende, el otro se encarga de la enrejada jaula y los lugares que ocupaban antes familias enteras, hoy en día las trabajadoras de la noche fuman sus cigarros.